Tratamiento por Inyección

Los tratamientos anti-termitas por inyección se pueden aplicar tanto alrededor de edificios infectados como directamente en madera infectada. Cuando se aplica alrededor de un edificio, el tratamiento tiene una doble funcionalidad: por una parte trata de eliminar por contacto las termitas que hay en el interior del edificio, y por la otra trata de evitar nuevos ataques de termitas del exterior. Aunque esta última es más complicada, ya que la efectividad del tratamiento tiene una duración determinada.

Cuando el tratamiento se realiza directamente en la madera atacada, el objetivo es el mismo: eliminar las termitas que estén dañando la madera y proteger la estructura de futuros ataques. En los dos casos, el tratamiento consiste en la perforación mediante un taladro del suelo o paredes (en el caso de aplicar el tratamiento alrededor de un edificio), o de la madera afectada.