tratamiento-perimetral-anti-termitas

Tratamientos anti termitas

Las termitas son un problema muy serio cuando atacan la madera de un edificio, son muy numerosas, trabajan de manera oculta y en equipo. Esto hace que a menudo cuando las vemos, por ejemplo en nuestros hogares, sea ya demasiado tarde para atajar el problema fácilmente. Se hace necesario entonces abordar un tratamiento anti termitas cuanto antes.

Normalmente, y según las zonas geográficas, sus nidos están situados preferentemente en zonas subterráneas. Desde allí alcanzan uno o varios edificios para nutrir de alimento a la multitud de individuos que constituyen una colonia. Su aspecto es similar al de una hormiga blanca la mayor parte del tiempo, pero suelen ser más vistas cuando salen de la madera, del suelo o de partes del edificio en forma de “hormigas negras” y aladas. Nada tienen que ver con las hormigas, aunque se confunden con ellas. Son los individuos que salen periódicamente a buscar nuevos lugares donde establecer su nido y reproducirse. Su actividad es continua, aunque se ralentiza en los meses fríos.

Las termitas son un problema que, en cuanto se detecta, no puedes retrasar la búsqueda de una solución ya que avanzan rápidamente y pueden provocar la ruina de un edificio. La solución no puede ser casera; los sistemas domésticos no son capaces de acabar con ellas, tan sólo las ahuyentan temporalmente y ellas seguirán buscando alimento en otro lugar cercano.

El sistema y producto empleado ha de ser, no sólo profesional, si no aplicado por personal con amplia experiencia en la lucha contra las termitas. Si no es así el problema continuará y previsiblemente será mayor ya que añadiremos problemas de toxicidad sin haber acabado con el problema. Su aplicación por pintores, carpinteros, albañiles, … no sólo no está exento de riesgos sino que es ilegal. Exija el documento de registro oficial como establecimiento aplicador (ROESB), no se arriesgue a un tratamiento no profesional ni efectivo, le saldrá caro.

Los métodos profesionales son variados y adaptados a cada caso concreto. Puede actuarse por sistemas más tradicionales aplicando productos en profundidad sobre la madera y los propios muros del edificio (no olvidemos que las termitas viven en el subsuelo y atraviesan suelos de tierra, hormigón y piedra a través de las rendijas o escavando) o mediante el llamado “sistema de cebos” que busca atajar el problema de raíz, acabando con el termitero, el nido foco del problema.

Consúltenos, le ofreceremos la solución más adecuada y podrá así vivir tranquilo.